top of page

Cómo el medio ambiente transformó el negocio de la consultoría.

Si la tecnología fue la protagonista hace 2 décadas, ahora le toca el turno a la sostenibilidad. El sector se especializa en estrategia, cumplimiento regulatorio y planes específicos para reducir la huella ambiental.


 

Lo que empezó como departamentos de medio ambiente dirigidos al cumplimiento regulatorio y muy cercanos al marketing -asociados al fenómeno del greenwashing-, en los últimos 5 años se ha transformado en una tendencia de mercado que está cambiando por completo el negocio de la consultoría. Las empresas buscan en el sector respuestas por la necesidad creciente de justificar ante sus inversores que su actividad es responsable, y conscientes de que a partir de 2024 además será obligatorio reportar la información no financiera a Europa, primero para las grandes y después para todas de manera progresiva.


 

Reporte sostenible.

"Esto conlleva un cambio enorme que implica que las empresas tienen que recopilar la información que antes no recogían. Y aquellas de gran tamaño y que operan en varios países necesitan plataformas de gestión, tramitación y reporte de los datos de forma integrada", explica Alfonso Medrano, director de Cambio Climático, Medio Ambiente y Sostenibilidad de NTT Data.

Esta división de la consultora internacional se encarga de la asesoría, diseño e implementación de estrategias net zero, mercados de carbono, vulnerabilidad y cambio climático, entre otras cuestiones.

La consultoría se especializa, por tanto, en disciplinas relacionadas con la sostenibilidad y específicamente en 2 áreas: diseño de proyectos estratégicos para definir los planes de descarbonización de las compañías a largo plazo, así como en proyectos concretos relacionados con el cambio climático, la economía circular, biodiversidad, movilidad, etc.

Uno de los servicios más habituales consiste en planificar, cuantificar y medir el impacto de la actividad de la empresa para que ésta pueda empezar a tomar acciones para reducirlo. "Y esta necesidad de monitorizar los datos para ver cuál es el impacto de la compañía genera la necesidad de combinar la consultoría con la tecnología", destaca Medrano. De esta forma, las consultoras afrontan una especie de segunda era de la digitalización, esta vez vinculada a la sostenibilidad. "Hubo una época en la que todas las empresas se volcaron en la digitalización, ahora todas lo hacen en la sostenibilidad". Pero, matiza, "no existe uno sin el otro".

En esta línea, coincide Alberto Knapp, fundador de The Cocktail, quien durante un reciente evento sobre descarbonización destacó que "si el vector de cambio de los últimos 20 años había sido la digitalización, el de los próximos 20 va a ser la sostenibilidad". De hecho, Knapp cree "firmemente que el principal vector de la transformación será la sostenibilidad".


 

Digitalización.

Por un lado, porque la información y las métricas de sostenibilidad tienen aún un carácter muy manual en las empresas y resulta clave su digitalización para el reporting y para la evaluación del desempeño. "Además, la digitalización bien orientada puede apoyar la reducción de emisiones e impactos ambientales, facilitando la desmaterialización de procesos y evitando desplazamientos", explica Pablo Bascones, socio responsable de Sostenibilidad y Cambio Climático de PwC.

Bascones pone un ejemplo: "El despliegue del 5G no sólo nos ayuda a intercambiar información de una forma más rápida, sino que también permite consumir menos energía que el 4G".


 

Oportunidad.

La oportunidad es clara. El impacto económico de una acción coordinada entre instituciones privadas y públicas podría suponer un aumento de entre el 10% y el 20% del valor agregado anual del PIB y atraer el doble de capital de inversión a España, según datos del recién creado Centro de Transición Energética de McKinsey.

En particular, la consultora considera la oportunidad de crear en España sectores nuevos asociados al ecosistema de la energía sostenible: baterías, vehículo eléctrico, ecosistema del hidrógeno verde, industrias pesadas verdes, etc. Lo que exige, necesariamente, la labor de las consultoras.

"Nos encontramos ante un escenario de incremento de regulación y de creciente demanda de expectativas de los grupos de interés en materia de sostenibilidad, que unido a la falta de perfiles con la formación y experiencia adecuada, ha llevado a una oportunidad de negocio de la consultoría de sostenibilidad", destaca Bascones.

Por esta razón, el sector está dotándose de equipos multidisciplinares desde ingenieros a ambientólogos, biólogos, economistas con especialización, químicos o abogados para dar respuesta a esta tendencia. "Y con la capacidad de dar respuesta a las necesidades cada vez más complejas y específicas de los clientes", añade el socio de PwC.



Fuente: Diario Expansión. 5 de julio de 2023. Beatriz Treceño. Cómo el medio ambiente transformó el negocio de la consultoría. https://www.expansion.com/economia-sostenible/2023/07/05/64a4327de5fdeaa7388b45c7.html

2 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page