top of page

El Servicio Antiblanqueo investigará la venta de la Torre Foster por parte de Bankia

El Servicio Antiblanqueo investigará la venta de la Torre Foster por parte de Bankia.


10/04/2018Por Carlos Segovia Fuente: El Mundo ¿Blanqueo a gran escala en pleno centro de Madrid? Los inspectores del Banco de España concluyen que Bankia cometió irregularidades e incumplió la normativa antiblanqueo en la venta de la Torre Foster en 2016 por 397,9 millones. Así lo han trasladado al Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) para que investigue esta transacción, según confirman a EL MUNDO distintas fuentes conocedoras del informe. En el Ministerio de Economía, del que depende el Sepblac, declinan hacer comentarios. Fuentes de Bankia admiten a este diario que facilitaron en su día amplia documentación a los inspectores del Banco de España sobre el caso y niegan incumplimientos de procedimientos. Este diario ya publicó el 2 de febrero de 2017 la investigación del Banco de España, que ha tardado más de un año en remitir la información al Sepblac. Según los datos trasladados, los inspectores creen que un primer error de Bankia se produjo ya en 2013 al dar una opción de compra a la sociedad luxemburguesa Muscari Investissement propiedad del controvertido ejecutivo de Emiratos Árabes, Khadem Al Qubaisi por 10 millones de euros sin comprobar con diligencia debida el origen de sus fondos. Al Qubaisi era entonces el director gerente de International Petroleum Investment Company (IPIC) y su plan era comprar el edificio para alquilárselo a su vez a Cepsa. Esta petrolera española es propiedad de IPIC, pero el edificio no fue adquirido por este fondo soberano, sino por una sociedad propiedad personal del ejecutivo emiratí, según los inspectores. Tres años después, la empresa de Al Qubaisi solicitó a Bankia ejecutar la opción de compra y, según los inspectores, el consejo de administración de Bankia terminó aprobando la venta el 29 de septiembre de 2016. A su juicio, debió abstenerse de dar luz verde, porque ya desde principios de año se conocía que en varios países se habían emprendido acciones legales contra Al Qubaisi, incluido Estados Unidos y los propios Emiratos Árabes por posible evasión de fondos. De hecho, un año antes, en abril de 2015, Al Qubaisi había sido destituido en IPIC y después de la propia Cepsa. La conclusión de los inspectores es que la propia normativa interna de Bankia impedía hacer operaciones con compradores investigados o de los que se tengan indicios de que puedan estar relacionados con actividades de blanqueo. Además, el banco cuyo principal accionista es el Estado, tampoco fue diligente, según esta investigación del Banco de España, a la hora de hacer un análisis especial y comunicar al Sepblac las características de transacción. El 30 de septiembre de 2016, otra sociedad de Al Qubaisi, la holandesa Muscari Property BV, no sólo logró comprar la Torre Foster a Bankia, sino que consiguió una plusvalía inmediata, porque ese mismo día la revendió por 490 millones a Inmobiliaria Pontegadea, propiedad del dueño de Inditex, Amancio Ortega. La empresa del emiratí ganó, por tanto, cerca de 100 millones en minutos. Fuentes de Bankia sostienen que había obligación contractual de ejecutar la opción de compra, pero sólo se aprobó al acreditar la empresa de Al Qubaisi que usaba dinero español para la compra. En efecto, Muscari acreditó, según admiten los inspectores del Banco de España, que había recibido un crédito de 400 millones de Bankinter para poder ejecutar la opción de compra. Al verificar Bankia que el dinero utilizado procedía efectivamente de un préstamo exprés del banco cuyo principal accionista es Jaime Botín, consideró lícita la transacción.

El papel de Bankinter Fuentes próximas al Sepblac aseguran que también formará parte de la investigación el papel de Bankinter. Los inspectores del Banco de España cuestionan el papel del director corporativo de Servicios Jurídicos y de Cumplimiento de Bankia, Antonio Zafra, por posible falta de independencia. Al tiempo que era el responsable de velar por el cumplimiento de los procedimientos ocupaba el puesto de administrador de Torre Norte Castellana, la filial de Bankia propietaria del edificio en 2013. Fue el mismo directivo que defendió en 2013 dar la opción de compra a la empresa de Al Qubaisi, el que propone la venta al mismo conglomerado en 2016 y el que defiende ante el Consejo de Administración de Bankia que con la intervención de Bankinter queda identificado el origen de los fondos de Al Qubaisi. Su investigación abrió el pasado año agria polémica interna en el Banco de España. La Asociación de Inspectores acusó a sus superiores de filtrar información a la propia Bankia de lo que iba descubriendo la inspección.

La venta de Neotec y la esposa de Goirigolzarri Los inspectores del Banco de España en materia de cumplimiento de la normativa anti blanqueo incluyen entre las operaciones de Bankia que consideran irregulares, la venta de una participación a un fondo en el que figura como accionista la esposa del presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri. Según su investigación, Bankia vendió su participación del 5,46% en Neotec Capital Riesgo con un descuento del 50% sobre su valor contablea la firma suiza Montana Capital Partners, en la que figura como una de los accionistas Isabel Artaza, cónyuge de Goirigolzarri. Los inspectores critican la falta de diligencia de Bankia en sus procesos de desinversión por proceder a tal venta sin hacer constar la circunstancia de la participación, aunque fuera minoritaria, de Artaza. Fuentes de Bankia admiten esta operación, pero rechazan irregularidades. Aseguran que el Comité de Desinversiones escogió la oferta de Montana, porque era la más elevada por su participación en Neotec. Ofreció 3,8 millones, por encima de otro aspirante llamado Headway Capital Partners. También aseguran que Goirigolzarri no participó en la adjudicación, puesto que el citado comité es presidido por el director general, José Sevilla, que desconocía la relación de Artaza con Montana. Ni siquiera la conocía el propio Goirigolzarri que, junto a su esposa, confían desde hace años sus inversiones patrimoniales a un gestor que opera con autonomía, según las fuentes de la entidad. Según ha podido comprobar este diario en el Registro Mercantil Británico, Artaza entró en un fondo de Montana con un 5% del capital el 22 de octubre de 2014, una semana después de que, según la investigación del Banco de España, Bankia decidiera entrar en contacto con esta firma, entre otras, para que presentara una oferta por Neotec. En Bankia admiten que la coincidencia de fechas pueda dar lugar a sospechas, pero insisten en que ni la entidad conocía la vinculación de Montana con el matrimonio Goirigolzari, ni éste ni su esposa que estuvieran participando siquiera indirectamente en una operación con su banco. Los investigadores creen que era obligado por la diligencia debida en estas operaciones comprobar los socios de Montana. Enlace: http://www.elmundo.es/economia/


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page