top of page

La saga Gimeno se proyecta hacia el futuro

Laura Gimeno, de 28 años, con formación E-3, doble grado en Administración y Dirección de Empresas (ADE), y Derecho, por el ICADE, con dominio de inglés y francés, y con 7 años de experiencia en auditoría y banca de inversión, merced a su pase por Deloitte y Socios Financieros, regresa “a casa”.

Al Grupo Gimeno Auditores, que dirige su padre, Manuel Gimeno, desde hace 33 años y que fundó su desaparecido abuelo Salvador, tres decadas antes.

Y regresa precisamente hoy, lunes 1 de abril de 2019.

Éste es su primer día del resto de su vida profesional, que tendrá un desenlace evidente: tomar el timón del barco empresarial cuando llegue el momento de relevar a su padre.

Tomar el testigo.

Mujer, joven y muy sobradamente preparada. Sólo hace falta que, a poco, los hados le sean propicios.

Representa la tercera generación de la saga Gimeno, que se proyecta al futuro.

Bien podría sonar al comienzo de una de las celebérrimas novelas de Jeffrey Archer, el escritor de “best seller” británico.

El despacho es algo que he mamado toda mi vida. Yo soy lo que soy gracias al esfuerzo de mi padre. Lo tomó en momentos muy difíciles, con la inesperada desaparición de mi abuelo, y lo ha hecho muy grande. Como, posiblemente, jamás mi abuelo pudo soñar“, explica Laura Gimeno.

Un padre que ha marcado su devenir profesional de forma muy clara.

“Cuando estudiaba ICADE tuvimos una conversación sobre mi futuro en segundo de carrera. Me dijo entonces, ‘Laura, tienes que desasnarte fuera primero. Después, si te interesara, hablaremos sobre tu futuro en el despacho”, cuenta.

“Si te interesara…”.

La nueva ejecutiva del Grupo Gimeno nunca tuvo la menor duda de que, al final, “le interesaría”.

He visto lo que hay fuera. He trabajado en Deloitte y en Socios Financieros, he probado y he analizado. Y he llegado a la conclusión de que lo que me gusta de verdad es lo que tengo en casa. Y creo que puedo aportar cosas que pueden ser muy valiosas para el despacho. Ahora traigo una visión de negocio que puede sumar, sin duda“, añade.

Savia nueva, juventud, empuje. Precisamente lo que necesitaba el Grupo Gimeno Auditores, uno de los referentes español en los campos de la auditoría y de consultoría empresarial, especializada, también en asuntos legales, fiscales, laborales y en “Compliance” legal.

UN PADRE MUY FELIZ

Su padre, Manuel Gimeno, ni que decir tiene, está feliz. Muy feliz.

“Tengo una ilusión tremenda por la incorporación de Laura. Con ella a bordo, el Grupo, su casa, sale reforzado. La palabra felicidad no puede describir lo que de verdad siento desde que me dijo, hace unos días, ‘papá, es el momento de regresar al despacho'”, dice el padre y socio director.

“Para mí fue una sorpresa, lo reconozco. Pensé que su carrera iba a navegar por otros derroteros. Pero me equivoqué. Bendita equivocación”, confiesa.

La idea que tiene Laura es “empezar desde abajo y aprender”.

La de su padre ponerla al frente del área de Auditoría cuanto antes. “Llevamos 60 años haciendo auditorías. Es una de las actividades principales de nuestro grupo”, señala Gimeno.

Sea como fuere, más tarde o más temprano, ese será su destino.

Un destino al que dentro de un tiempo posiblemente se sume, a tiempo completo, su hermano Manuel, de 21 años, que estudia segundo de Economía y Marketing.

Cuando eso suceda, la saga Gimeno estará completa. El sueño de cualquier padre. El sueño de Manuel Gimeno.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page