top of page

‘Big Four’: intermediarios de los paraísos fiscales

Configuraciones opacas Los autores del informe The Big Four: a study of opacity se lamentan de la enorme dificultad que han tenido para obtener información sobre las finanzas y la estructura de gobierno de las Big Four. En su opinión, esta opacidad está deliberadamente buscada para eludir el riesgo de posibles controles y evitar la rendición de cuentas: “La configuración adoptada por las Big Four, que por un lado se presentan como empresas integradas globalmente y, por otro, como un conjunto de entidades independientes jurídicamente que no están bajo una propiedad común sino ligadas por acuerdos contractuales para operar bajo normas y una marca común, se ha adoptado para reducir el coste y el riesgo regulatorio, blindarse frente al riesgo legal, proteger a sus clientes de los requerimientos legales y proyectar opacidad sobre la escala de sus actividades al tiempo que se aprovechan de sus ventajas”. La falta de transparencia de las Big Four es proverbial y todos los esfuerzos por aumentarla se han visto frenados con la excusa de la confidencialidad. Lo cierto es que no hay nada menos transparente que el informe de transparencia que las empresas auditoras están legalmente obligadas a publicar cada año. El contenido de los mismos está repleto de cuestiones irrelevantes e intrascendentes, de ahí que una de las recomendaciones de los autores se dirija a sugerir que se revisen su contenido para que incluya información más significativa, como, por ejemplo, un mayor detalle de las diferentes fuentes de ingresos por los servicios que prestan a sus clientes. Pero quizás la sugerencia de más calado es la que formulan los autores del artículo publicado en The Journal of World Business. En su opinión, si los responsables políticos consideran que el uso de los paraísos fiscales por las empresas multinacionales constituye un riesgo, y si estiman que la relación entre el uso del paraíso fiscal y la contratación de los servicios de contabilidad de las Big Four está firmemente acreditada, entonces, la consecuencia lógica es que las autoridades fiscales eleven el riesgo fiscal de una empresa si está asesorada por una de las Big Four. Si así se hiciese, concluyen, “se proporcionaría un fuerte incentivo empresarial para que las Big Four demuestren que ya no promueven estructuras de paraíso fiscal”. En definitiva, lo que se están sugiriendo de manera velada, o no tan velada, es que el simple hecho de contratar con una Big Four constituye por sí mismo un riesgo fiscal. Casi nada. Enlace: https://www.compromisoempresarial.com/rsc/2018/04/big-four-intermediarios-de-los-paraisos-fiscales/

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page